Oración milagrosa a la Santísima Trinidad

¡Oh! Santísima Trinidad bendita, tú que obras en nosotros con el poder de tres y marcas en nuestras vidas un inicio y un final.

Advertisement

Hoy me dejo en tus manos piadosas para suplicar tu intercesión y con ello, me socorras en los momentos de angustia que padece mi corazón.

Tú mejor que nadie conoces mis penas y sabes cuan afligida está mi alma. Pues siento que ya no hay salida de este laberinto que intento descifrar.

Advertisement

Milagrosa Trinidad, tú que eres complemento de los sacramentos de nuestra fe. Permíteme derribar las barreras que me impiden continuar con pie firme mi andar.

Sé que tú puedes y tienes las herramientas para ayudarme en este momento de gran dificultad en el que me encuentro.

Advertisement

Mi Santísima Trinidad, invoco tu piedad y tu misericordia para que me concedas el milagro que te solicito. Seguro estoy que podrás auxiliarme pues tú eres todo poder y toda bondad.

Mira con compasión a este hijo tuyo que hoy no encuentra salida a tal encrucijada en su vida. Encrucijada que no le ha permitido estar en paz consigo mismo.

Gloriosa Trinidad, toma a este hijo tuyo que hoy se inclina a tus pies y has de él tu sagrada voluntad. Pues no hay poder más grande que el tuyo y solo a través de ti podré alcanzar mis metas y mis objetivos.

Gracias amada Trinidad mía, porque nunca me has dejado solo y en mis momentos de mayor tribulación me has escuchado y has atendido mis súplicas. Llenas mi vida de una enorme paz, esa paz que solo a través de ti puedo alcanzar.

Gracias por cuidar de mí cada día de mi vida y por protegerme aun en las situaciones más oscuras.

Prometo ser eternamente tu más ferviente devoto y proclamar al mundo el poder de tu bondad. Amén.

Oración milagrosa la Santísima Trinidad

¿La oración a la Santísima Trinidad protege?

Como católicos tenemos un sinfín de costumbres religiosas que van de la mano con nuestra devoción y amor a Dios. Siendo la oración milagrosa a la Santísima Trinidad una de esas tradiciones y costumbres.

Oramos a la Santísima Trinidad para que nos proteja y nos conceda todas nuestras solicitudes cuando más desesperanzados estamos. Aun y cuando por separado, también estamos llamados a hacerlo al alzar nuestros ruegos al Padre, al Hijo o al Espíritu Santo.

La oración milagrosa que traemos para ti es una petición de auxilio a la Trinidad para que nos asista. Del mismo modo, por medio de su gracia nos favorezca con su bendición y nos ayude a cristalizar nuestros deseos.

Con esta oración milagrosa a la Santísima Trinidad, la intercesión de nuestras Tres Divinas personas no se hará esperar. Esa situación que nos perturba y que agobia nuestra alma, tendrá una pronta y satisfactoria solución.

El misterio de la Trinidad

La Santísima Trinidad es un ministerio que debemos adorar y contemplar pues a través de él se da la felicidad eterna. Cuando llegue el momento de partir a su lado, nos recibirá con los brazos abiertos en todo su esplendor como hijos predilectos de su gloria.

Con la oración milagrosa a la Santísima Trinidad estaremos enalteciendo el misterio de la iglesia. Que por mucho, es uno de los más grandes puesto que se fundamenta, esencialmente, en el amor y la transfiguración de Dios en la eucaristía.

No podemos olvidar que este misterio de la Trinidad no es solo un algo que debemos contemplar. Sino, que también debemos vivir, pues a través de él se nos incorpora una marca imborrable que nos identifica como fieles cristianos.

En este sentido, alcemos nuestras voces y elevemos nuestra oración milagrosa a la Santísima Trinidad y seamos los testigos de su gran poder y amor por nosotros.