Oración milagrosa al Divino niño Jesús

Niño Jesús bendito,

Advertisement

a ti recorro con mucho fervor

a pedirte un gran favor para

Advertisement

que me des una solución a un

gran problema que tengo,

Advertisement

sé que me vas ayudar en este

momento de preocupación,

intranquilidad,

desasosiego, cuento

con tu gran ayuda.

 Escucha mis gritos,

plegarias y oraciones,

necesito de tu divina intervención,

concédame lo que solicito te lo voy

agradecer toda mi vida, de rodillas

te imploro hágame ese milagro, usted

Niño Jesús Bendito,

eres muy milagroso,

y yo con todo mi corazón,

con amor y mucha fe esperare

con mucha ansiedad que

se me dé el petitorio

(Hacer el pedido que solicita)

Grandioso, prodigioso y milagroso Niño Jesús Bendito,

derrama sobre mi tu amor puro

y celestial, tu gran misericordia

, tu infinita bondad, llena mi corazón

de fe y esperanza para que lo solicitado

se me dé, desde muy

joven demostraste tus dones,

tus potencialidades, tus grandes

poderes concedido por Dios Padre,

para ti Niño Bendito que me escuchas

te pido hágame este

milagro que solicito.

Divino niño Jesús postrado a tus pies estoy,

solicitando tu divina intervención

no me dejes solo en este momento

de angustia, de infortunio,

oriéntame y condúceme por el campo

de la luz y claridad, de paz espiritual,

dame fortaleza y esperanza confió en ti,

dame el milagro que le he solicitado

si es la voluntad de Dios.

Concédeme salud, fuerza y energía

con tu infinito poder le puedes hacer,

hago que mi petitorio se dé perentoriamente

dame paciencia, capacidad de asimilar

lo que me esta pasando, fortaleza

para solventar esta situación y poder

resolver con tu infinita

ayuda Divino Niño Jesús.

Divino Niño Jesús y salvador interceda ante

Santa Madre, para que me den solución

a este problema y volver a tener bienestar,

alegría y felicidad, eres mi amigo,

mi acompañante, mi protector,

mi benefactor, tu mirada profunda

y cálida me transmite energía,

confianza, esperanza,

es por ello que no dudo ningún

momento de tu gran poder divino.

Adorado pequeño Niño Jesús bendíceme,

cuídame, acompáñame, socórreme,

dame tu ayuda consuela mi alma,

pongo en ti, en Dios todo poderoso,

en ti Virgen Inmaculada,

mi vida confió en ti con tu divina presencia.

Amén.

¿Debemos tener devoción al divino niño Jesús?

Sí debemos admirarlo con veneración, fervor y con mucho amor ya que es Jesucristo cuando niño de sus primeros días de infancia, demostró siendo pequeño sus conocimientos, su gran sabiduría, cuando se le perdió a su Madre, la Virgen María, durante tres días y lo consiguió en el templo conversando con los sacerdotes y eruditos.

Debemos honrarlo y es así que las carmelitas (congregación de monjas) se encargaron de transmitir ese entusiasmo de venerarlo, y no fue sino hasta el año 1636 en que una aparición a la venerable Margarita del Santísimo Sacramento, el Señor le hizo la promesa de que “todo lo que quieran pedir, pídemelo por los momentos de mi infancia y nada será negado”.

Esta devoción se extendió por toda Europa y más tarde por América.

En el día a día hay situaciones, momentos que hace que nuestro estado anímico, cambie, es como si nos apagamos, nos ponemos tristes, cambia nuestra manera de ser ya que hay “ALGO” que nos perturba y no podemos sentirnos bien. En estas debemos pesar que no estamos solo en el mando, sabemos que podemos contar con la ayuda de Dios todo poderoso, creador del cielo y de la tierra el hará que nuestro pesimismo, tristeza se transforme de manera favorable para nuestra vida.

Esta bella plegaria milagrosa al divino niño Jesús hará que podamos obtener la solicitado, debemos hacer la oración con mucha fe con fervor con amor, confiando que vamos a ser escuchado y nuestros problemas poco a poco se van a solucionar.